miércoles, 6 de agosto de 2008

El Tren - Entrevista a Daniel Campione


Martes 05 de Agosto de 2008
Entrevista a Daniel Campione (Politólogo)
Abogado. Master en Ciencia Política (UNSAM). Profesor de la Facultad de Derecho de la UBA. Investigador de la FISyP. Miembro de la Asoc. Gramsci Argentina.Trabaja en el Dep. Unidad de Información (coordinador) del Centro Cultural de la Cooperación.
Las nuevas relaciones de fuerza
Hugo Presman, de retorno, comenta algunas de sus experiencias de viaje y cómo veía desde fuera del país el desarrollo del conflicto entre el sector agropecuario y el gobierno.
Invitado: Daniel Campione, Politólogo, Profesor de la UBA y la UNLP y coordinador del Centro Cultural de la Cooperación.
Según Campione, hubo un dramático cambio de la hegemonía del gobierno de Cristina Kirchner. Más allá del resultado final, el voto de Cobos, a lo largo de todo el conflicto con el campo se fue verificando una pérdida de popularidad y fuerza en la defensa de sus políticas. La movilización en la que jugaron los sectores rurales y los medios de comunicación tuvo eco en una opinión pública que ratificó el alineamiento con la derecha de fuertes sectores de las capas medias urbanas. El sector que logro ser conocido como "el campo" (importante triunfo mediático) logró poner en el escenario viejos temas como la identificación del campo con la patria, la idea de que el país debe agradecerle al campo porque es el que lo sustenta. La ofensiva fue exitosa en el sentido de hacer aparecer a los grandes sectores rurales y a la gran empresa agroexportadora (aunque sin mencionarla) como hombres laboriosos y productivos acosados por un estado interventor. Si bien no se puede medir cuánto de influencia tuvo este proceso de moviización del agro sobre la voluntad del Congreso, es innegable que hubo una relación, no lineal -de causa y efecto-, con el alineamiento del grueso de la oposición política y parte del partido justicialista y de sus aliados.

Campione explica cómo la jugó en este conflicto. Trató de no dejarse arrastrar por la tendencia a la polarización, pero no hubo mucho espacio para ser crítico con el gobierno y a la vez estar en contra de la ofensiva de los sectores del poder económico, de la derecha. Si bien se produjeron documentos de la intelectualidad que planteaban posiciones a la izquierda del gobierno, tuvieron un nivel de visibilidad muy bajo porque la escena estaba construida como polarización: o con el gobierno o con el campo. No considera que su postura lo haya hecho quedar del lado de los sectores más reaccionarios. Lo más disparatado en posiciones de izquierda, con las que se identifica, fueron aquellos partidos como el MST, la CCC, el sector de Castells: decir que se se apoya al campo porque se está con la rebelión agraria es un verdadero disparate. Tratar de mantener una posición independiente del gobierno no era mantener una posición de neutralidad y, mucho menos, alinearse con este mal llamado "campo"; por el contrario, la posición que algunos, Campione entre ellos, planteaban era la de radicalizar el enfrentamiento con los factores de poder económico. Ante la pregunta de cómo hubiera votado si fuese legislador, responde que seguramente no hubiera votado junto con los que votaron contra las retenciones; no hubiera votado como Claudio Lozano, que cometió un serio error. Lo que no hubiera hecho es votar en contra, porque signfica estar junto al gran capital.

Presman pregunta si es factible avanzar efectivamente contra el poder económico o es sólo una ilusión hecha desde la tribuna. Campione cree que sería posible, aunque con otra apuesta política que la que tiene el gobierno. El gobierno de Cristina Kirchner afronta este conflicto viniendo ya de un recostarse sobre lo más conservador de su arco de alianzas, y esto tiene mucho que ver con el decurso de la confrontación. Su política general no ha sido de organización y movilización popular, de apoyarse en organizaciones de las bases. Entonces, si uno se imagina al gobierno tal como venía, con esas alianzas, apostando por la radicalización, puede ser que se dé la cabeza contra la pared. Por el otro lado, si nos replegamos en los límites delo posible, como se define a la política, el problema es quién delimita el horizonte de posibilidad, y ese horizonte tratan de delimitárnoslo los grandes medios de comunicación y los grandes factores de poder. Hay, luego, una dialéctica bastante compleja que dejó al gobierno planteando una medida aislada, acerca de la que tendió a hacer concesiones, justificándola de modo confuso. En el medio, es un gobierno que da grandes subsidios a las empresas privatizadas y que no se puede definir como de confrontación con el gran capital. ¿A qué atribuir que los sectores medios apoyen las medidas de los sectores del agro que, si se aplicaran, dejarían a la mayoría del sector fuera del mercado?, pregunta Presman.

Mensajes de los oyentes.

Según Campione, los factores son variados, y juegan un papel destacado el antiperonismo tradicional de esos sectores, el percibirse en un lugar económicamente alto y la aspiración a acercarse a esos sectores con real poder económico, y la penetración vigente de los residuos ideológicos neoliberales de los últimos años. Prendió el discurso de por qué el estado tiene que ponerle la mano en el bolsillo a la gente de campo, reciclándose la idea de lo privado como bueno, lo eficiente, lo creativo, y el estado como su contrario, discurso que el "campo" supo implementar. Otro factor a tener en cuenta es la "antipolítica", que logró vender a la movilización del campo como la movilización "espontánea", "no política", la decisión individual de cada ciudadano de apoyar una causa.

Yomal le pregunta a Campione si él mismo, al darle apoyo al "que se vayan todos", no le dio elementos a sectores conservadores para crucificar a la política y al estado.

Responde Campione que toda consigna puede ser virada en un sentido reaccionario o en uno progresista; el "que se vayan todos" entendido como el desalojo de los sectores de poder existentes en la Argentina desde siempre es una cosa, y otra es la misma consigna entendida como la abolición de la política. En el caso del conflicto reciente, apareció esa polaridad entre la idea de espontaneidad y, frente a eso, el "aparato", el acarreo político. Este gobierno, con una política de apoyarse en los sectores conservadores y no movilizar al puebo, de alguna manera podía llegar a abonar esa tesis, a hacer más vendedora la idea de lo espontáneo frente a lo organizado. Claro que "lo espontáneo" no tuvo nada de ello, sólo no se explicitó en los términos de la política tradicional.

¿Cuál va a ser el próximo presidente? ¿Scioli, Macri, De Angelli o De Genaro?
Campione responde que Víctor De genaro, seguro que no. Hay un avance fuerte de sectores de derecha que no tienen un partido político consolidado, pero el decurso de estos meses dejó la mesa servida para una ofensiva de un programa de imposición de los intereses de la gran empresa, acompañada por un deseo de erradicar el discurso contestatario. No en vano ha reaparecido un discurso que enfrenta ciertos temas del gobierno: enfrenta al setentismo, lo acusa de montonero, manifiesta hartazgo con la cuestión de los derechos humanos y mirar al pasado, proponiendo mirar al porvenir, que acusa de populismo. Si la situación actual no se modifica fuertemente, existe la posibilidad de que las opciones más a la derecha vayan en crecimiento.

Presman recuerda que hay elecciones legislativas en octubre y que, pese a los embates al gobierno, ningún sector de la opcisión política logró capitalizar las pérdidas. Carrió apareció como la representante política de las entidades del agro, y, llamtivamente, Llambías no la dejó subir al estrado el día en el que se anuló la resolución 125. Campione coincide en que es muy llamativo, y lo atribuye a que, probablemente, para sectores como los que entraña Llambías, aun Carrió no es confiable. Por parte de esos sectores, hay una búsqueda de una expresión más orgánica del pensamiento conservador.

Mensajes de los oyentes.

En relación con un mensaje de un oyente, se coincide en que llamar al adversario "insecto", "rata" o según cualquier especie animal, además de deshumanizarlo, práctica que realizaron los militares, le quita racionalidad a sus acciones y, con ello, responsabilidad. El apoyo que concitó la política de derechos humanos no es unánime ni pareja. El represor Busi fue votado por la ciudadanía, se insiste en la acusación de subersivos a los integrantes del gobierno, se revindica la dictadra o se repudia el juicio a los represores.

Presman pregunta si Cobos es un integrante del Poder Ejecutivo o de una avanzada de la opocisión en ese Poder.

Para Campione, Cobos se comportó como un gran oportunista, bajo un manto de principista, lo cual lo colocó en sus quince minutos de fama, quizá, pero es un puesto decisivo en la ofensiva opositora. De todas maneras, el empate ya marcaba la derrota del gobierno, y Cobos fue el puntapié final: la derota se convirtió en algo impensado en sus alcances por ese voto de Cobos. El propio armado de la Concertación plural fue de una gran precariedad, por lo que podía pensarse en agachadas de este tipo. Presman hace mención a la anécdota de Jorge Daniel Paladino, el representante de Perón en las negociaciones con Lanusse, quien terminó siendo el representante de Lanusse ante Perón.

Mensajes de los oyentes.

Otro oyente vuelve con el argumento de si a uno le gustaría que le sacasen el 30% de su sueldo. Campione aclara que las retenciones van sobre la renta extraordinaria, relacionada con los precios a nivel internacional; un país con condiciones de fertiidad favorables como la Argentina puede aprovecharla, al haber un relación muy amplia entre los costos verdaderos y el precio que se puede percibir. La comparación entre trabajo asalariado y ganancia enpresaria no es válida, ya que son fenómenos completamente distintos. La ganancia empresaria justamente parte de explotar el trabajo de los asalariados. Por otra parte, también los salarios, a partir de cierto nivel, rentan impuesto a las ganancias. Mientras que el impuesto a las ganancias grava ingresos permanentes, la retención se dirige a la renta extraordinaria, es decir, a un precio que no tiene relación directa con el costo; de allí que la mezcla de ambos temas, muy habitual, carece de sustento.

Yomal concluye si la hipótesis de Campione es que la Argentina iría cada vez más hacia la derecha, quien afirma que, por el momento, sí. Hay que ver si se logra construir otro tipo de alternativas, que es una posibilidad que no debe descartarse; tampoco, que se abra una línea crítica con las políticas imperantes desde la izquierda, entendida como el poder plantear la radicalización de la confrontación apoyando a los intereses de las mayorías populares. Hoy, la perspectiva de lo que se ve avanzar es el triunfo obtenido por los sectores del poder económico y que, en términos ideológicos, es usufructuado por sectores de derecha.

El tren - Lunes a Jueves de 19:30 a 21:00 hs.
Am 740 - Radio Cooperativa
Idea, Conducción y Producción General: Gerardo Yomal y Hugo Presman.
Producción: Santiago Broide, Jennifer Jackson y María Gabriela González, Luz Topa.
Teléfonos: 5252-0745/46/47
Contestador Automático: 5252-0740
@mail: subitealtren@gmail.com

> Bajar Programa (clickee aquí para acceder a la página de descarga)
Programa e Informe por "ls w"

No hay comentarios.:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails